FANDOM


De la misma forma que en el inicio de la revolución industrial, no era buena idea fabricar arados para un mundo que daba un salto cualitativo de la mano del sector industrial, hoy no es buena idea minimizar la educación, como una falsa premisa de inclusión

La Economía del Conocimiento, pone foco en generar valor y riqueza por medio de su transformación a información, en un mundo que avanza hacia niveles tecnológicos superlativos que apuntan a la computación cuántica.

El sistema educativo actual, es expulsivo y sustenta su base en un modelo darwiniano de selección natural. El que tiene plata, tiempo y comida en su estómago tiene mayor nivel de oportunidades que aquel estudiante que de chico nunca desayunaba y caminaba 20 cuadras sobre el barro para llegar a su escuela, con la idea fija en el almuerzo y no en lo que los educadores le explicaban.

El paradigma económico mundial, ha cambiado, mientras China y Estados Unidos pelean por la supremacía en número de ingenieros, en América Latina buscamos alternativas para evitar reconocer lo básico, el valor de un país no está dado por el dinero que tenga en su tesoro, hoy se construye valor con la suma de los IQ de todos los habitantes.

El sistema educativo actual, no fue fundado, pensado y creado para un escenario como el que hoy tenemos.

Hay que refundar el sistema educativo bajo las nuevas premisas que la sociedad y el conocimiento imponen. La expectativa de vida de un niño que nace hoy, es de 120 años. Nadie que esté en su sano juicio, puede ni debe pensar que con lo que aprenda entre los 5 y 25 años es suficiente para desarrollarse en un futuro diferente al presente que conocemos.

Hoy sabemos que el total de conocimiento de la humanidad se multiplica por 10 cada año, imaginemos un profesional que completa su ciclo educativo en tiempo y forma a los 25 años, al llegar a los 40 será como el equivalente a un sabio de la época del Cristo hoy, un verdadero analfabeto.

La tecnología es la herramienta que potencia el talento del ser humano, tenemos que luchar por refundar la escuela, transformar la primaria y en lugar de enseñar a resolver un problema matemático, enseñarle a un niño a programar para encontrar la solución al problema.

Es imperativo pensar en un sistema educativo que acompañe al individuo durante su vida, si seguimos haciendo lo mismo, no podemos esperar otro resultado.

He leído que el gobierno argentino intenta promover un programa para crear 100.000 programadores, celebro la iniciativa, hay que incluir a los ciudadanos de hoy en la economía del conocimiento, pero no nos equivoquemos, si no hacemos una transformación total al sistema educativo actual, en 10 años este esfuerzo estará desperdiciado.

Fuente: Sector IT